Compra de urea: ¿Cómo afecta a los agricultores la incertidumbre respecto a la llegada del fertilizante a nuestro país?

Pese al anuncio del Midagri respecto a la continuidad del cuarto proceso de compra, las organizaciones de agricultores consideran que el producto llega fuera de tiempo y ya hay consecuencias como la disminución de las cosechas y el incremento de precio de los alimentos.

El pasado 8 de octubre, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) anunció la apertura del cuarto proceso internacional de compra de 44 mil toneladas de urea, luego de que los tres primeros no llegaron a concretizarse.

Sin embargo, cuando ya se tenía a los postores finalistas, la Contraloría advirtió de irregularidades en los documentos presentados por las empresas que ocuparon los tres primeros puestos en la licitación: Prime Charters International LTD,  Lusso Istanbul y Exper Ats Ihracat, respectivamente.

Ante ello, el último miércoles, la titular del Midagri, Jenny Ocampo, en diálogo con RPP Noticias, señaló que la proveedora sería la empresa que quedó en cuarto puesto, Direcagro, y que se iban a firmar los contratos de adjudicación «en las próximas 48 horas». No obstante, hasta la fecha, aún no se ha tenido nuevas noticias sobre el proceso. 

La situación solo ha contribuido a aumentar la incertidumbre y desesperación de los agricultores ante la imposibilidad de tener urea a tiempo. Además, ya anuncian paralizaciones en varias regiones del país. ¿Cómo les afecta esta recurrente imposibilidad del Midagri de garantizar efectivamente la llegada del fertilizante? En esta nota, constatamos que el problema se ha hecho mucho más complejo.

Los comercializadores nacionales de urea han elevado sus precios ante la imposibilidad del Estado de adquirir el producto
Los comercializadores nacionales de urea han elevado sus precios ante la imposibilidad del Estado de adquirir el producto | Fuente: Andina

Laureano del Castillo: «El Midagri no estaba preparado para adquirir el producto»

Para el director ejecutivo del Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES), Laureano Castillo, las sucesivas caídas en el proceso de compra revelan que el ministerio «no estaba preparado» para llevar a cabo la licitación.

«Vayamos al principio: el Midagri no tiene como una de sus líneas permanentes la adquisición de insumos, por lo tanto es entendible que tuviera dificultades para entrar a una actividad para la cual no estaba preparado», señaló en RPP Noticias.

Además, consideró que los sucesivos cambios de altos funcionarios en ese sector contribuyó a la caída de las tres licitaciones previas.

«Durante estos meses, ha habido muchos cambios de personal en el Gobierno, no solo ministros sino funcionarios de alto nivel. Ha entrado gente capacitada y también otros que no conocen el sector. Creo que las dificultades de los primeros procesos fueron debido a gente que no tenía experiencia y sabemos, por los informes de Contraloría, que hay indicios de irregularidades», sostuvo.

Castillo consideró que si el Midagri ha tenido problemas con la licitación, es probable que también los tenga en la distribución del producto cuando llegue a tenerlo, lo cual calificó como algo preocupante.

«Otro tema es la distribución. Recordemos que si hay dificultades para comprar urea, también habrá dificultades para distribuirla, porque el Midagri no distribuye; es decir, no tiene los canales y cuando llegue la urea pondría a prueba las capacidades del ministerio para una tarea que no ha hecho antes», explicó.

Asimismo, el director de CEPES señaló que las consecuencias de la demora de la llegada de urea ya se están sintiendo en el mercado nacional de alimentos.

“Las consecuencias creo que ya las estamos viendo con el alza del precio de algunos productos. Durante las semanas anteriores ya hemos visto cómo el precio de la papa ha aumentado. Esto seguirá repercutiendo los próximos meses en alimentos fundamentales, como el arroz, el maíz amarillo duro que es el principal insumo de los pollos, la principal proteína animal que consumimos en el país», indicó.

Por otro lado, remarcó que si la urea llega en diciembre, será a destiempo, porque la temporada en que más se requiere este producto en el campo terminará en noviembre.

«Lo preocupante de todo esto es que, tras 4 procesos, la urea, con suerte, llegaría casi a mediados de diciembre, cuando la propia ministra, hace unos días, en la Comisión Agraria del Congreso, mostró un gráfico en donde se ve que la mayor demanda de los principales productos de abonamiento y urea, son los meses de octubre y noviembre», remarcó.

Fuente: andina.pe

Más en Agroskynet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *