La incertidumbre y la inflación golpean a los agricultores en todo el mundo

El PMA, que atendió a más de cien millones de personas en el primer semestre del año, ha advertido de que el número de personas con hambre ha crecido un 22% en lo que va del año, hasta los 345 millones. En 2021 ya había unas 828 millones de personas que sufrían desnutrición y 2.300 millones que no se podían permitir una dieta saludable.

Actual crisis alimentaria “sin precedentes” puede arrastrar a un número récord de personas a sufrir grave inseguridad alimentaria

El 16 de octubre se celebró el Día Mundial de la Alimentación bajo el lema “No dejar a nadie atrás”, en el que los organismos internacionales llamaron la atención sobre la actual crisis alimentaria “sin precedentes” que puede arrastrar a un número récord de personas a sufrir grave inseguridad alimentaria.

“Han confluido diferentes crisis como la pandemia, que elevó el hambre; los choques climáticos, que no han dado tiempo a los más vulnerables a recuperarse; y la guerra en Ucrania, que ha interrumpido los suministros internacionales”, explica la portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA) Annabel Symington.

El PMA, que atendió a más de cien millones de personas en el primer semestre del año, ha advertido de que el número de personas con hambre ha crecido un 22% en lo que va de año, hasta los 345 millones. “Tenemos que asistir a gente que se está muriendo de hambre, pero también invertir a largo plazo para ayudar a los agricultores a adaptarse al cambio climático para que no dependan de la ayuda de emergencia” en medio de grandes necesidades de financiación, apunta Symington.

La responsable de Apoyo, Política y Asociaciones de la Organización Mundial de Agricultores (OMA), Luisa Volpe, señala que muchos agricultores están saliendo del mercado en los países en desarrollo porque no pueden producir en las condiciones actuales, lo que está causando más desabastecimiento, pobreza y hambre.

Los países desarrollados, a su juicio, cuentan con más capacidad de reacción, pero en cualquier caso, los agricultores de todo el mundo están afrontando un alto nivel de incertidumbre, por lo que les da más miedo invertir en agricultura e innovación tecnológica.

Y cabe recordar que en 2021 ya había unos 828 millones de personas que sufrían desnutrición y 2.300 millones que no se podían permitir una dieta saludable. Existen puntos críticos como el Cuerno de África, donde la situación no ha hecho más que empeorar por la sequía y los conflictos.

Fuente: efeagro.com

Más en Agroskynet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *