Por primera vez en mucho tiempo, la industria verá un cambio de Chile a Perú como el jugador de uva dominante a nivel mundial

El volumen total de uva peruana exportada para la temporada 2022-2023 se estima entre 70 millones y 72 millones de cajas, frente a los 65 millones de cajas despachadas en la campaña pasada. La demanda de los clientes de verdes se satisfacerá con un mayor volumen de producción, mientras que las rojas (de semilla roja) se reducirá en un 10% y 15%.

Señaló Dirk Winkelmann, presidente de Vanguard Direct LLC

Después de la fuerte temporada de uva de Perú 2021-2022, aparecen algunas de las primeras predicciones y expectativas a medida que se acerca la cosecha de este año.

“Estamos viendo un comienzo similar al del año pasado”, comparte Dirk Winkelmann, presidente de Vanguard Direct LLC. Las altas temperaturas en California y la previsión de lluvias son una receta difícil para el resto de la cosecha de uva en esta región. Si miramos al otro lado del mundo, en Chile, también se observan problemas meteorológicos que provocan un descenso de la cosecha de entre 10 y 20 millones de cajas en comparación con la temporada anterior.

“Todo esto se suma a la fuerte demanda de uvas peruanas desde el principio, y es probable que se mantenga así de la temporada”, añadió Winkelmann. Por primera vez en mucho tiempo, la industria verá un cambio de Chile a Perú como el jugador de uva dominante a nivel mundial.

Volúmenes y calendario
El volumen total de uva para la temporada 2022-2023 se estima entre 70 millones y 72 millones de cajas, frente a los 65 millones de cajas despachadas en la campaña pasada. La demanda de los clientes de verdes se satisfacerá con un mayor volumen de producción, mientras que las rojas (de semilla roja) se reducirá en un 10% y 15%. La primera cosecha comenzará a principios de noviembre de 2022 en Ica.

Cambios en las necesidades de los clientes
“Estamos viendo que los minoristas y los clientes, tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido, se ponen en contacto con nosotros para sus necesidades de suministro mucho antes esta temporada”, dice Winkelmann. “Dos minoristas líderes a nivel mundial  ya han cerrado sus contratos y no dependen de California para llegar a finales de diciembre o principios de enero”.

“Tampoco se puede seguir asumiendo que Asia será siempre su mercado premium. Si el Covid nos ha enseñado algo, es que para tener éxito hay que empezar por las relaciones y luego ejecutar de la forma más perfecta posible dentro de las limitaciones de los distintos mercados. Los resultados anteriores o las expectativas no pueden darse por sentadas”.

Cadena de suministro y mercado de exportación
En cuanto a la logística, este año estamos viendo una temporada más saludable que la del año pasado. “No estamos viendo que los costes de envío aumenten tanto como habíamos previsto”, comparte Winkelmann. No me malinterpreten, los costes siguen subiendo, pero en general (toquemos madera) prevemos una temporada logística más suave que la que hemos vivido”.

Las cuestiones portuarias son otro ámbito que está experimentando cierto alivio. El año pasado, Vanguard evitó los puertos de Los Ángeles y Long Beach, y se dirigió a la Costa Este, combinando el transporte por carretera con la búsqueda de tiempos de tránsito más cortos, a pesar del significativo aumento de los costes. Con la reducción de la congestión portuaria y de los tiempos de salida de los contenedores, el plan es volver a utilizar las rutas de la Costa Oeste esta temporada.

Con la cadena de suministro viendo un poco de alivio, si hay un nuevo desafío en que el equipo está manteniendo un ojo es el estado de los asuntos globales. Los mercados europeos tienen varios factores que se ciernen sobre ellos: el tipo de cambio, la inflación y los disturbios en Ucrania/Rusia. Asia también sigue teniendo Covid, bloqueos y restricciones que afectan a la demanda y al consumo. Todo esto se traduce en efectos dominantes en varios mercados y la necesidad de planes flexibles y respuestas rápidas.

El tiempo parece ser ideal actualmente. La región ha tenido recientemente un poco de frío que podría retrasar algo la cosecha, pero con más de un mes antes de empezar a cosechar, muchas cosas pueden cambiar.

“Entramos en esta temporada con mucha experiencia, y eso nos da confianza”, dice Winkelmann.”Hemos creado un equipo fuerte y capaz en Perú y han sido fundamentales en el crecimiento que hemos tenido este último año y para nuestros planes de desarrollo futuro. Esto no era posible hace dos años, ya que encontrar personas cualificadas y motivadas es siempre un reto y lleva tiempo, pero nuestro equipo está formado, es maduro y transmite una electricidad positiva contagiosa. Nuestro equipo global está conectado, entusiasmado y ansioso por la temporada que se avecina”.

Fuente: Portal Frutícola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *