“Situación actual del sector agroexportador no es muy favorable”

“Situación actual del sector agroexportador no es muy favorable”

En el primer semestre de 2022, las agroexportaciones peruanas a la Unión Europea han caído 17% en valor, indicó Alejandro Fuentes.

Señaló el presidente de AGAP, Alejandro Fuentes

La situación actual del sector agroexportador no es muy favorable, ha habido un incremento significativo en los costos de producción, no solamente a nivel de lo que son fertilizantes y pesticidas, sino que también habido un incremento en lo que son los fletes (tanto locales, como marítimos y áreas para exportación), lo que ha afectado directamente la rentabilidad de los negocios.

Así lo indicó el presidente de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP), Alejandro Fuentes, quien dijo que a dicho panorama se suma que los países en general vienen pasando un proceso inflacionario bastante severo, por lo que el sector agroexportador tiene pérdidas económicas importantes, ya que muchos cultivos ven afectados su nivel de rentabilidad.

A estas problemáticas de corte internacional se suman factores nacionales como la crisis política, social y económica que vive el país; la corrupción y pérdida de institucionalidad pública; la inestabilidad y poca eficiencia gubernamental; la pérdida de competitividad en la regulación agraria y transversal; inestabilidad jurídica; desconfianza en los agentes económicos; incremento de los riegos para invertir en el país; entre otros.

A modo de ejemplo, Alejandro Fuentes, señaló que, en el primer semestre de 2022, las agroexportaciones peruanas a la Unión Europea han caído 17% en valor. “Así de dramática es la situación y si no se toman medidas concretas, este panorama se repetirá en los siguientes años”.

Asimismo, dijo que en cuanto a las exportaciones peruanas de frutas y hortalizas para el cierre del presente año se espera un decrecimiento en la facturación con respecto al 2021, mas no en el volumen a despachar.

Palta
El presidente de AGAP, indicó que, de enero a junio del presente año, las exportaciones peruanas de palta sumaron US$ 518 millones, representando una contracción de 16.2%, frente a los US$ 618 millones alcanzados en iguales meses del 2021.

En cuanto a volumen, en la primera mitad del 2022, Perú exportó 307.173 toneladas de palta, mostrando un aumento de 1% en comparación a las 303.955 toneladas despachadas en igual periodo del año anterior.

“Se mantuvo el volumen de envíos de palta, sin embargo, la cotización en Europa fue baja debido a la alta oferta de producción de México, España y Sudáfrica. El precio promedio de palta en el viejo continente fue 17% menor”, sostuvo.

Agregó que las políticas con las que contamos actualmente no promueven la inversión en nuevos cultivos de paltas, como sí se veía en años anteriores.

Mango
En cuanto a mango, dijo que, de enero a junio del presente año, las exportaciones peruanas de esta fruta sumaron US$ 208 millones, mostrando una reducción de -8.78%, frente a los US$ 228 millones alcanzados en igual periodo del 2021.

En el primer semestre del 2022, Perú exportó 169.112 toneladas de mango, registrando una caída de -7.44% en comparación a las 182.697 toneladas despachadas en iguales meses del año anterior.

Alejandro Fuentes destacó que este cultivo tuvo que enfrentar la escasez de contenedores y el incremento de costos de los fletes marítimos.

Cítricos
De enero a junio del presente año, los despachos de cítricos por parte de Perú ascendieron a US$ 105 millones, representando una contracción de -0.5%, frente a los US$ 106 millones alcanzados en igual periodo del 2021.

En la primera mitad del 2022, Perú exportó 95.934 toneladas de cítricos, mostrando una caída de -6.63% en comparación a las 102.738 toneladas despachadas en igual periodo del año anterior.

Alejandro Fuentes señaló que se contrajo el volumen de cítricos despachados, pero el precio se incrementó en 6%. A pesar de ello, dijo que el citricultor peruano que hoy exporta mandarinas difícilmente está en la capacidad de poder cubrir sus costos.

Banano orgánico
En cuanto a banano orgánico, los despachos de enero a junio sumaron US$ 65 millones por 92.907 toneladas, representando una disminución de -16.7% en valor y -15.6% en volumen, en comparación a los US$ 78 millones por 110.169 toneladas obtenidos en igual periodo del 2021.

El presidente de AGAP señaló que el incremento de los costos logísticos y de la mano de obra, además de una oferta más agresiva, afectaron los envíos peruanos. Además, la falta de contenedores ha generado que un envío que demoraba entre 30 y 40 días a su destino hoy llegue en 60 días.

“Este cultivo producido por pequeños productores probablemente sea una de las historias más dramáticas que tengamos hoy en día. Son miles de familias afectadas de manera directa, que confiaron en este cultivo que hace poco era rentable y hoy en día se ha vuelto en un cultivo que ni siquiera sea de subsistencia”, manifestó.

Espárragos
En el primer semestre del presente año, las exportaciones peruanas de espárragos sumaron US$ 124 millones, representando una reducción de -4.62%, frente a los US$ 130 millones alcanzados en igual periodo del 2021. En volumen, de enero a junio del 2022, Perú exportó 44.030 toneladas de espárragos, mostrando una caída de -1.8% en comparación a las 44.836 toneladas despachadas en iguales meses del año anterior.

“El precio del espárrago bajó en Estados Unidos, principal mercado destino, ha contraído la cotización de los envíos totales. A ello se suma los sobrecostos por la fumigación en destino y los altos fletes aéreos, lo que ha desmotivado el desarrollo de este cultivo en los productores”, sostuvo.

Alejandro Fuentes indicó que si bien el espárrago fue el primer cultivo que nos introdujo a la agroexportación, hoy es uno de los menos atractivos que hay y por eso muchas empresas y pequeños agricultores se está retirando de dicho cultivo para producir otros no solo de exportación sino también de panllevar.

Cebolla
Los envíos de cebolla sumaron US$ 21 millones en la primera mitad del 2022, representando una contracción de -25%, en comparación a los US$ 28 millones alcanzados en igual periodo del 2021. En el periodo analizado de este año, nuestro país exportó 67.840 toneladas de cebollas, mostrando una caída de -23.65% frente a las 88.852 toneladas despachadas en iguales meses del año anterior.

“Los precios de producción se han incrementado tanto que superarían el costo del mismo producto. Además, se perdió el mercado de Panamá que era uno de los más interesantes por la cercanía (4 días en barco) y demandaba cebollas de bajo calibre, lo cual permitía que se vendiera toda la producción nacional”, comentó Fuentes.

Arveja
De enero a junio del presente año, las exportaciones peruanas de arveja alcanzaron las 1.549 toneladas por US$ 5 millones, representando una contracción de -21.65% en volumen y -16.6% en valor, frente a las 1.977 toneladas por US$ 6 millones alcanzados en igual periodo del 2021.

Recuperar el dinamismo
En otro momento, el presidente de AGAP dijo que, para seguir impulsando al sector agrario en general, es necesario recuperar el carácter promotor de la regulación agraria y transversal, eliminando toda regulación contraria a la competitividad agraria (modificar la Ley Agraria N° 31110). Además, se deben reducir los riesgos y sobrecostos al sector agrario.

Un punto importante es integrar al pequeño productor con la agroexportación, por eso es importante brindar incentivos para un desarrollo de la cadena de valor entre empresas industriales y pequeños agricultores.

Otro tema en agenda es fortalecer el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) y que dicha entidad continúe su labor de abrir mercados, lo que nos permita diversificar nuestros destinos.

Otorgar mayor presupuesto para promocionar los productos peruanos tanto en el mercado nacional como internacional también es importante. Como ejemplo, Alejandro Fuentes dijo que México invierte US$ 40 millones para promocionar su palta en Estados Unidos y Perú solo invierte (de manera privada) US$ 2 millones en dicho mercado.

Asimismo, se debe invertir en la ejecución de infraestructura hídrica en el país. El presidente de AGAP dijo que hace décadas que no se desarrolla un proyecto de irrigación en favor de los productores de la sierra. “El agua es lo que nos une a todos los agricultores. Sin seguridad hídrica no hay seguridad alimentaria”.

Otra medida es que el Estado le compre directamente los alimentos al agricultor familiar. “Es increíble que la mayoría de programas del Estado funcione con insumos importados”. Fuentes hizo un llamado al Gobierno para la entrega rápida y eficiente de los fertibonos.

“Si no se toman medidas concretas en el corto plazo estamos corriendo el riesgo de perder cientos de miles de puestos de trabajo, lo que significaría que miles de familias peruanas pasarían a la pobreza o a la extrema pobreza y eso sería muy injusto para este sector que alimenta a todos los peruanos y que en la pandemia se fajó para garantizar la seguridad alimentaria del país”, finalizó.

Fuente: agraria.pe

Entradas relacionadas