El sector agroindustrial está en un viaje sin retorno hacia la digitalización

El sector agroindustrial está en un viaje sin retorno hacia la digitalización

Las marcas del sector agroindustrial están ante una gran oportunidad de posicionarse como referentes digitales en sus respectivas categorías de producto o servicio.

Sostuvo Antonio Campos García de Increnta

Por: Antonio Campos García – Director de Desarrollo de Negocio de Increnta

La pandemia evidenció qué tan preparados estábamos para afrontar este contexto de movilidad restringida. Lamentablemente, en el sector agroindustrial muchos sucumbieron ante esta emergencia sanitaria, pero otros, como fue en el caso de varias marcas de fertilizantes, fitosanitarios, proveedores de soluciones de riego, operadores logísticos o fabricantes de maquinaria, sí implementaron acciones que lograron sostener las cadenas de suministro.

La tarea no fue fácil, más aún considerando que el agricultor es un empresario, en su gran mayoría, que vive al margen de los tiempos, que no navega por la web ni usa el correo electrónico, y a quien los productos le llegan a través de distribuidores y puntos de venta. Pero se logró y lo que ahora tenemos al frente es un viaje sin retorno hacia la digitalización del sector agroindustrial, impulsado por dos motores que son incontenibles: lo que quieren los usuarios y lo que necesitan las marcas.

Un caso interesantes es el de España, donde el 67% de los agricultores reconoce que investiga sobre proveedores a través de Internet y el 35% afirma que solicita presupuestos o consulta precios en línea. Sin duda, porcentajes alentadores a los que, poco a poco, y estamos seguros de ello, se sumará la compra online.

Los dispositivos móviles acercan los catálogos de la marca al momento de la verdad. Puedo tener una duda sobre el terreno y consultar sobre un remedio, producto o solución con el móvil en la mano derecha mientras toco el cultivo con la mano izquierda. Este patrón de comportamiento nos deja en la antesala de tramitar el pedido en ese preciso instante, a solo un clic.

Por eso, lo que necesitan las empresas del sector es generar canales de comunicación -y de venta- directos con el agricultor. Para conseguirlo se debe  conversar directamente con ellos y conectar estrategias de venta, así como sumar más canales donde vender el producto como punto de venta del distribuidor, ecommerce, Marketplace, entre otros.

En ese sentido, las marcas del sector agroindustrial están ante una gran oportunidad de posicionarse como referentes digitales en sus respectivas categorías de producto o servicio.

Según un estudio de Increnta, sobre las 50 empresas españolas más grandes del sector, solo el 22% está compartiendo contenidos avanzados a través de Internet, apenas un 7% han digitalizado sus experiencias de formación sobre el canal o el cliente final y un porcentaje todavía inferior se anima con la venta online directa.

Lejos de ser una apuesta a futuro, Internet es ya un canal al que pedir retorno para las marcas del sector agroindustrial: en definitiva, un nuevo terreno donde cultivar relaciones para toda la vida con sus usuarios.

 

(Foto: southeastagnet.com)

Entradas relacionadas