Alianza contra la “pandemia del banano” consolida su trabajo y fija nuevas prioridades con el foco en productores y consumidores

Aunque se originó en Asia, la R4T se ha ido desplazando hacia el Oeste y en 2019 fue detectada en Colombia, lo que encendió la alarma en las zonas tropicales de América Latina y el Caribe, cuyos países están entre los mayores productores y exportadores de banano del mundo. Más tarde, en 2021, se detectaría un brote en el norte de Perú.

El manejo agronómico es fundamental para que la plaga no se expanda

La coalición de lucha contra la plaga que amenaza la producción mundial de banano y, con ello, la seguridad alimentaria y nutricional de millones de familias, rindió cuentas de los logros alcanzados y estableció sus prioridades para lo que resta de 2022.

Representantes del sector privado, académico, de organizaciones de la sociedad civil, entes estatales y organismos internacionales que integran la Alianza Global de Cooperación de Lucha contra el Fusarium R4T mantuvieron una reunión en la que se mostraron las fortalezas de su trabajo, a pesar del difícil escenario planteado por la pandemia de Covid-19 y, más recientemente, por el impacto del conflicto bélico en el este de Europa.

Aunque se originó en Asia, la R4T se ha ido desplazando hacia el Oeste y en 2019 fue detectada en Colombia, lo que encendió la alarma en las zonas tropicales de América Latina y el Caribe, cuyos países están entre los mayores productores y exportadores de banano del mundo. Más tarde, en 2021, se detectaría un brote en el norte de Perú.

Los actores de la Alianza, comprometidos con la sostenibilidad de la agricultura, comenzaron a trabajar conjuntamente en enero de 2020 con el foco en la prevención de la propagación, el desarrollo genético y la educación de los consumidores.

La coalición fue constituida formalmente un año más tarde, con el primer objetivo de contener el avance de la considerada “pandemia del banano” y, en el mediano y largo plazo, investigar y desarrollar soluciones de mejoramiento genético.

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) ejerce la secretaría de la Alianza, cuyo comité ejecutivo está integrado también por el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA), la Corporación Bananera Nacional (CORBANA) de Costa Rica, las compañías Bayer y Chiquita Brands International, la Red Solidaridad y la Universidad de Wageningen, de Países Bajos.

“En más de dos años de trabajo nos hemos consolidado y fortalecido. En distintas instituciones de investigación se ha avanzado mucho en edición génica, con la finalidad de lograr un banano resistente a la enfermedad, pero sabemos que esa tarea podría llevar de 5 a 7 años. Por eso hoy, el manejo agronómico es fundamental para que la plaga no se expanda”, explicó Gabriel Rodríguez, quien ejerce la secretaría del Comité Ejecutivo de la Alianza y es Representante del IICA en Paraguay.

Las prioridades que se fijó la coalición para este año incluyen avanzar en la investigación científica, ya que la enfermedad actualmente no tiene cura y pone en riesgo toda la cadena de valor de la fruta, desde los pequeños productores y sus familias, hasta las empresas que la comercializan y los países con grandes volúmenes de exportaciones.

También se acordó poner el foco en consolidar una estrategia de comunicación destinada tanto a productores como a consumidores y a posibles donantes internacionales que puedan colaborar con una tarea que resulta imprescindible para asegurar la continuidad del cultivo del banano tal como lo conocemos hoy en día.

“Continuamos esforzándonos por avanzar en nuestra agenda. Hoy es un momento crucial en el que debemos tomar decisiones y para eso contamos con una propuesta de programas y proyectos, que incluyen el esfuerzo de investigación para lograr un banano que atenúe los efectos del Fusarium y una amplia estrategia de comunicación que involucra a toda la cadena del banano”, dijo el director general del IICA, Manuel Otero.

“Necesitamos fortalecer aún más la Alianza para salvar al banano, que se encuentra entre los 10 principales alimentos del mundo. Está en juego la seguridad alimentaria y, por supuesto, la suerte de productores y consumidores”, alertó Otero.

Fuente: agraria.pe

Entradas relacionadas