Guerra en Ucrania: consecuencias en la agricultura y en la seguridad alimentaria del Perú

El año pasado, el precio de los fertilizantes se elevó hasta en 128% y se convirtió en uno de los principales problemas que afectó a los agricultores locales. Foto: Andina.

Conflicto en Europa hizo que el trigo y el maíz amarillo duro alcancen precios récord. Además, Rusia es uno de los principales proveedores de fertilizante del Perú, ¿cómo afecta eso a los productores agrícolas locales?

El año pasado, el precio de los fertilizantes se elevó hasta en 128% y se convirtió en uno de los principales problemas que afectó a los agricultores locales.

Entre los factores que impulsaron el encarecimiento se encuentran la crisis energética en Europa, el alza del tipo de cambio y las tarifas elevadas de los fletes que aumentó los aranceles. A estos agentes ahora se suma la guerra entre Rusia y Ucrania, países considerados los más importantes proveedores mundiales de estos productos.

Según cita Miguel Pintado, investigador del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), en el IV Censo Agropecuario realizado del 2012, seis de cada 10 agricultores peruanos que usan abonos manifestaron que utilizan fertilizantes químicos, el principal es la urea, cuyo proveedor más grande es Rusia.

De acuerdo con el Midagri, en el 2021, el Perú importó 325.816 toneladas(tn) de urea, de las cuáles más del 64,4% (222.910 tn) provino de Rusia. En tanto, en 2020 el 75% (283.050 tn de 373.600 tn) de la urea consumida en la agricultura local tuvo como origen este país.

Asimismo, la entidad reportó que en el último año el valor del fertilizante creció en 128% y pasó de S/ 1.707 la tonelada en enero a S/ 3.904 en diciembre.

En ese sentido, Pintado enfatiza que el incremento del precio del fertilizante, además de generar sobrecostos de producción, puede poner en riesgo la disponibilidad y el acceso de alimentos en el mercado interno.

“Entre los principales productos que se verían afectados, dado el uso intensivo que hacen de estos fertilizantes, están la papa, el maíz y el arroz”, comenta.

Por su parte, Ramón Diez Matallana, economista de la Universidad Agraria de La Molina, señala que la subida de los precios de los fertilizantes también se vería reflejado en los agroquímicos. “Si se mueve el precio de los fertilizantes también impactaría sobre el precio de los pesticidas y plaguicidas”, manifiesta.

El nitrato de amonio es otro fertilizante cuyo principal proveedor es Rusia, en el 2021 los productores nacionales importaron 312.479 toneladas, de las cuales más del 98% (307.279 tn) tuvo como origen esta nación.

El impacto del precio del trigo y el maíz

El impacto del precio del trigo y el maíz

El impacto del precio del trigo y el maíz

El barril del West Texas Intermediate (WTI), el petróleo de referencia para EE. UU. y países de la región como Perú, alcanzó el mediodía de ayer picos de hasta US$ 116,57, su máximo nivel en casi 14 años, desde setiembre del 2008.

El incremento del crudo sumado al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania han hecho que los precios de los principales granos y cereales alcancen niveles máximos; pues ambos países en conjunto representan cerca del 30% de las exportaciones de trigo y el 19% de las de maíz.

Ayer, los futuros del trigo también anotaron un nuevo récord y alcanzaron más de US$ 473 la tonelada en la bolsa de Chicago, mientras que el maíz superó los US$ 295 por tonelada.

El Perú es un país importador de estos productos, por lo que para Miguel Pintado, el impacto de la variación del precio se verá reflejado en los principales derivados del cereal.

“Los cambios bruscos en los precios globales de estos productos se traducirán rápidamente en una inflación interna en los diferentes derivados del trigo, tales como el pan, los fideos, las galletas y las harinas”, señala.

Mientras que el precio del maíz amarillo duro afectará a “la carne de aves y huevos”.

En esa línea, Ramón Diez indica que el impacto de las cotizaciones internaciones en los precios locales se verá reflejado en los precios locales cuando se consuman los stock existentes en el país, lo que podría tardar entre “dos o tres meses”, aproximadamente. .

Fuente: larepublica
Hernán Torres
torresphernan
[email protected]

Entradas relacionadas