“El negocio del espárrago es de los más afectados y difícilmente podrá ser sostenible así como va”

En los últimos 5 años, el negocio del espárrago ha crecido en términos de cajas exportables de 23 millones a 27 millones de cajas (cada una de 5 kilos), eso significa un aumento de 19%. Sin embargo, en valores FOB ha caído en un 20%, esto debido a varios aspectos como el logístico, sanitario y fuerte competencia.

Señaló el director ejecutivo del IPEH, José Antonio Castro

La Industria del espárrago en nuestro país vive actualmente una situación compleja, sobretodo la línea en fresco, señaló el director ejecutivo del Instituto Peruano del Espárrago y las Hortalizas (IPEH), José Antonio Castro.

Detalló que en los últimos cinco años (del 2017 al 2021), las exportaciones peruanas de espárragos frescos pasaron de 23.082.591 a 27.329.252 cajas (de 5 kilogramos cada caja), lo que significó un incremento en volumen de 18.4%, sin embargo, en valor FOB se redujo en 20% (pasó de US$ 505.100.000 a US$ 404.048.452 en dichos años)

Señaló que dicha contracción en el valor se debe a las dificultades que ha tenido el sector en diferentes aspectos, entre ellos el tema logístico, sanitario y la fuerte competencia de México. Al respecto, dijo que su representada trabaja permanentemente con el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) en el aspecto sanitario y las certificaciones en campo.

El principal destino del espárrago peruano es Estados Unidos que es el mercado donde se nos exige como requisito la fumigación, donde hay menor valor agregado, donde tenemos mayor competencia con México y donde los retornos son los más bajos. Agregó que la única manera de ponderar los resultados y los retornos a los productores es manteniendo mercados más distantes, con mayor valor agregado y mejores retornos de divisas, pero si no contamos con bases confiables desde el aspecto sanitario como la certificación de campo, de packing, de embarques a todos los destinos, difícilmente podremos controlar las plagas que afectan a la hortaliza.

José Antonio Castro indicó que los campos de espárragos en nuestro país se están haciendo mayores (adultos), los cuales posiblemente tengan cada vez menor capacidad de viajes largos, por lo que es necesario desarrollar mejores técnicas y tecnología de poscosecha y de esa manera llegar con buena calidad a los mercados destinos.

“Somos conscientes de la situación actual, de la competencia de otros cultivos que son más rentables, de la mano de obra, de los costos de producción, de la logística, la edad de los campos y encima la presión sanitaria. El negocio del espárrago está bajo una presión muy alta y veo difícil que las hectáreas de espárragos se reemplacen cuando estas tengan que salir por edad”, manifestó.

Al respecto, dijo que para un agricultor cambiar de giro de la noche a la mañana significa mucha inversión, lo cual no es fácil, en el caso del espárrago son campos que siguen dando por edad, por eficiencia en el manejo, pero no por rentabilidad. “El negocio del espárrago es de los más afectados y difícilmente va a ser sostenible, así como están las cosas”.

Eliminar la fumigación al espárrago para entrar a EE.UU. sería el cambio que la industria necesita
Por su parte, el presidente del IPEH, Juan José Gal´Lino, destacó que el espárrago fue el producto que abrió la puerta a los otros productos de agroexportación como mangos, uvas, cítricos, paltas y recientemente los arándanos. “El espárrago fue el producto que lideró esta dinámica de crecimiento de la agroexportación peruana, pero hoy está venida a menos”.

Indicó que en el año 2000 Estados Unidos exigió como requisito que los espárragos frescos procedentes de Perú ingresen a su territorio sean fumigados (con bromuro de metilo). En ese sentido, consideró que dicha medida hizo más daño que beneficio a la industria esparraguera peruana, ya que, si bien los despachos crecieron sostenidamente, se creyó que la fumigación era la solución al tema sanitario y no se hizo nada al respecto.

“El espárrago es un producto que ha perdido bastante la dinámica (ha perdido competitividad frente a otros productos de agroexportación peruana y frente a espárragos de otros orígenes como México) y esto es consecuencia de no haber dado ese salto más formal en cuanto a controles fitosanitarios que sí se realizan en los demás cultivos, simplemente la fumigación no nos hizo ver eso, en algún momento nos quedamos dormidos, no seguimos la dinámica y hoy estamos en esta situación”, comentó.

El titular del IPEH dijo que el Senasa, con el acompañamiento de su representada, ha solicitado a Estados Unidos que elimine la fumigación como requisito a las exportaciones de espárragos procedentes de Perú, y se cambie por certificaciones de campo, packing, embarques, entre otros, por lo que espera que en un año se logre dicho objetivo. Hoy la decisión está en manos del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal-APHIS (autoridad fitosanitaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos).

Manifestó que si queremos dar el salto debemos ser capaces de ofrecer un producto con los mayores controles fitosanitario. “Tenemos un negocio de un volumen importante consolidado en el mercado y puede seguir siendo atendido sin ningún problema en la medida que seamos capaces de tener bajo control nuestras plagas. Debemos trabajar como lo venimos haciendo en otros cultivos y curiosamente no lo hacemos en el espárrago”.

“Si no somos capaces de dar el salto cualitativo y tener un mejor control fitosanitario del espárrago, este cultivo va a terminar siendo reemplazados por otras frutas u otros cultivos que surjan. Tenemos toda la base, todo el fundamento, toda la experiencia, la trayectoria y el reconocimiento del producto en el mercado, pero si no hacemos algo al respecto creo que será difícil que podamos subsistir”, sostuvo.

“Debemos estar atentos en que lo que vamos a hacer ya que no solo es eliminar la fumigación, sino es una eliminación de fumigación con ciertas condiciones y características que debemos cumplir para poder entrar a Estados Unidos, eso eventualmente puede cambiar el negocio de forma significativa, ya que nos permitirá dar más valor agregado al producto, le dará más vida en anaquel al producto, ese sería el cambio que la industria necesita y regrese por la senda de crecimiento”, finalizó Juan José Gal´Lino.

Fuente: agraria.pe

Entradas relacionadas