Una nueva campaña difícil para la mandarina peruana

Entre el 2015 y el 2019, los envíos de mandarina mostraron un crecimiento promedio anual de 11% en volumen. En el 2020, debido a la pandemia, las personas cambiaron sus hábitos de consumo para mejorar su salud y evitar el contagio. En este nuevo contexto, empezaron a demandar más productos frescos, principalmente aquellos que contienen propiedades que contribuyen a prevenir resfríos y mejorar el sistema inmunológico. Los cítricos se convirtieron en los productos estrella del comercio internacional y, gracias a ello, las exportaciones de mandarina peruana alcanzaron un crecimiento de 36% en volumen, a pesar de que la producción se mantuvo similar a la del año anterior. Este resultado mostró que el incremento de la demanda fue tal que las personas dejaron de preocuparse por la calidad, lo que permitió a los exportadores colocar fruta que no cumplía necesariamente con los estándares del mercado internacional.

Debido a los buenos resultados obtenidos, para el 2021 se esperaba que las exportaciones de mandarina alcanzaran un crecimiento de entre 15% y 20%. Sin embargo, con el regreso a la normalidad, la demanda detuvo su crecimiento y, con ello, se retornó a los niveles de exigencia de calidad prepandemia. Esto, sumado a problemas en la producción ocasionados por el cambio climático en el Perú, generó que las empresas peruanas no tuvieran oportunidad de colocar tanto producto como el año previo. Así, al final del 2021, las exportaciones sumaron 213,785 toneladas por US$ 247 millones, lo que significó un crecimiento de 2% en volumen pero con una caída de 5% en valor.

En el 2022, se prevé un escenario poco favorecedor para las exportaciones de cítricos. Por una parte, la nueva Ley de Promoción Agraria incrementó el costo de producción de las empresas formales en 30%, ocasionando que se paralicen las inversiones destinadas a sembrar nuevas hectáreas de mandarina. Por otra parte, el Perú enfrenta dificultades para producir cítricos de calidad internacional. En la actualidad, solo el 50% de la producción logra alcanzar el tamaño, el color y el sabor que exigen los mercados internacionales para ser exportada. Además, el cambio climático está afectando la producción, lo cual está generando que la merma de mandarina se duplique con respecto a lo tradicional. A estas dificultades se suma la escasez de contenedores en el comercio marítimo, lo que ha incrementado el costo del transporte de US$ 2,000 a US$ 10,000 por contenedor.

A pesar del escenario desfavorecedor, se debe tener en cuenta que en el 2022 entrarán a producir hectáreas de mandarina que fueron reconvertidas en el 2019 y el 2020, principalmente de las variedades híbridas, que tienen mayor acogida en el mercado internacional y por las que se pagan mejores precios. Debido a todo esto, al final del año, de acuerdo con las estimaciones de FreshFruit, las exportaciones de mandarina sumarán 226,970 toneladas por US$ 255 millones, 6% más en volumen y 3% más en valor con respecto al año anterior.

En el 2021, los principales destinos de la mandarina peruana fueron Estados Unidos y el Reino Unido, mercados a los que se destinó el 58% del volumen exportable.

La demanda en Estados Unidos es estable

Hasta el 2019, las importaciones de mandarina en Estados Unidos mostraron un crecimiento promedio en volumen de 6% cada año. En el 2020, debido a la pandemia, las importaciones de este cítrico en el país norteamericano alcanzaron las 395,716 toneladas por US$ 655 millones, mostrando un crecimiento de 30% en volumen y 34% en valor. Si bien hubo un incremento extraordinario, impulsado por las nuevas tendencias de mercado, en el 2021 las importaciones se mantuvieron similares a las del año anterior, al sumar 399,387 toneladas por US$ 633 millones. Debido a la recuperación de la economía y al regreso a la nueva normalidad, se espera que en el 2022 se mantenga la tendencia y la demanda sea similar a la del año anterior.

En este mercado, los principales proveedores de mandarina fueron Chile, con 49% de participación, y el Perú, con 21%. La fruta llegó a cotizarse, en promedio, hasta US$ 1.65 por kilogramo. Sin embargo, en los últimos meses, el cítrico llegó a costar US$ 1.58 por kilogramo. La fruta mejor valuada fue la peruana, con un precio de US$ 1.68 por kilogramo, seguida por la chilena, con US$ 1.67 por kilogramo. Cabe mencionar que Sudáfrica también fue un proveedor importante, con 11% de participación, y el precio de su mandarina en Estados Unidos fue de US$ 1.22 por kilogramo.

Los principales compradores de mandarina peruana en Estados Unidos fueron LGS Specialty Sales Ltd., con 12% de participación, y Andean Sun Produce Llc., con 10%. En cuanto a los exportadores más importantes, destacaron Consorcio de Productores de Fruta S.A., con 17% de participación, y San Miguel Fruits Perú S.A., con 16%.

Las importaciones en el Reino Unido caen

Antes de la pandemia, las importaciones de mandarina en el Reino Unido se mantuvieron estables, con un crecimiento sostenido de 3% en promedio cada año. En el 2020, la pandemia generó cambios en el comportamiento del consumidor; sin embargo, no fue tan marcado como en otros mercados. En el destino europeo, las importaciones por mandarina durante el 2020 alcanzaron las 315,564 toneladas por US$ 409 millones, 9% más en volumen y 10% más en valor con respecto al año anterior. En el 2021, con el regreso a la normalidad, la demanda por los cítricos retornó a su estado prepandemia. Así, las exportaciones sumaron 288,928 toneladas por US$ 394 millones, 8% menos en volumen y 4% menos en valor con respecto al año anterior.

En el Reino Unido, los principales proveedores de mandarina fueron España, con 35% de participación, Sudáfrica, con 29%, y Marruecos, con 18%. En este mercado, el Perú se posicionó como el cuarto proveedor más importante, con 10% de participación. En cuanto a los precios, en el Reino Unido se pagó hasta US$ 1.45 por kilogramo de mandarina; empero, en los últimos meses el precio bajó hasta US$ 1.36 por kilogramo. La mandarina mejor cotizada fue la española, con un precio de US$ 1.52 por kilogramo, seguida de la sudafricana, con US$ 1.37 por kilogramo, y la peruana, con US$ 1.29 por kilogramo. Por su parte, la mandarina marroquí se cotizó en US$ 1.02 por kilogramo, el precio más bajo del mercado.

Los principales compradores de mandarina peruana en el Reino Unido fueron Pacific Produce Ltd., con 40% de participación, y AMT Fresh Ltd., con 18%. En cuanto a los exportadores más importantes, destacaron Consorcio de Productores de Fruta S.A., con 44% de participación, y Procesadora Laran S.A.C., con 30%.

Fuente: freshfruit.pe

Entradas relacionadas