• Jue. Oct 6th, 2022

Cafetaleros en Perú ingresan a su segundo año de buenos precios apuntando al mercado chino

El 2021 fue un año de desafíos para el sector cafetalero peruano. El problema logístico internacional por la falta de contenedores impidió la exportación de 30,000 toneladas de café -que serán enviados durante el primer trimestre de este año-, por lo que el volumen enviado cayó a su segundo nivel más bajo de los últimos cinco años. Pese a ello, el valor FOB se ubicó entre los más altos. Perú totalizó envíos del grano aromático por US$ 757.6 millones frente a los US$ 600 millones del 2020.

La razón fue el buen momento de precios internacionales que continuará este 2022. Si en el 2021 el precio FOB promedio -entre cafés especiales y café de baja calidad- se ubicó en US$ 181 el quintal, en enero de este año alcanzó los US$ 235, y podría cerrar el año entre US$ 150 y US$ 180 el quintal, según la proyección de la Junta Nacional del Café (JNC).

Todo dependerá de las cosechas en Brasil y Centroamérica. El primero sigue afectado por una severa sequía desde el 2020 -y recién se recuperaría en el 2023-; y el segundo, mermó su producción debido a la migración, que ha dejado al campo sin personal para la siembra y cosecha del grano, explicó Lorenzo Castillo, gerente de la JNC.

“Este invierno en Europa elevó la demanda de café pero con la escasez (baja producción), hay expectativa de precios buenos este año, no hay que desaprovecharlo por la carencia política”, dijo.

En esa línea, señaló que hay factores que afectarán positivamente en los resultados de cosecha y volumen de exportación este año. Un primer punto es que al tener mejores ingresos, los productores cafetaleros han podido cumplir con la ronda de abonos, además de ello, el precio de la urea -según Castillo- ha comenzado a bajar de US$ 950 a US$ 650 la tonelada y se esperaría que para el mes de junio baje aún más.

A ello, se suma que se han introducido nuevos germoplasmas como el F1 de café en Cajamarca y Huánuco, también se ha comenzado a introducir la robusta en zonas bajas. “Esta variedad está siendo cada vez más demandada por la industria para mezclarlo con el café de calidad para bajar el costo, este tema debe estar en la agenda del sector para poder divulgarlo”.

Asimismo, el transporte marítimo ha “comenzado a corregirse” y hay una mayor flexibilización y espacio en los almacenes de los barcos para cumplir con las órdenes de compra. Aunque, según anotó la JNC, el reciente incremento en hasta un 20% en algunos costos operativos en el puerto de Paita ha complicado algunos envíos recientes, por lo que no descartan realizar el embarque por el puerto de Guayaquil (Ecuador) si es que no llegaran a un acuerdo con el operador del terminal.

La ruta a China

Pese a conquistar 44 países, el café peruano no estaría aprovechando la oportunidad del mercado chino aunque tiene la oferta para abastecer – incluyendo que el 35% es café de calidad-. “China en los próximos años será el gran mercado del café, su consumo está en constante crecimiento, pero aquí todavía no logramos sentarnos para desarrollar una estrategia de promoción”, menciona Castillo.

Durante el 2021, las cooperativas cafetaleras en Perú enviaron en total diez contenedores del grano aromático a China y Hong Kong. La meta que se han propuesto para los próximos años es llegar al menos a los 1,650 quintales.

Para ello, como sector privado, determinarán en abril próximo una posible fecha para que una delegación viaje a China a fin de concretar envíos de muestras de los cafés de especialidad. “Hay que pensar en valor agregado para el mercado asiático. Para la región escandinava está pendiente impulsar el café certificado y orgánico”, remarcó.

Dato

– La JNC ha exhortado al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a publicar el reglamento de la nueva Ley de Cooperativas Agrarias, promulgado en agosto del 2021, y que permitirá la eliminación de la doble tributación; pues los actos cooperativos, que son aquellos realizados entre las cooperativas agrarias de usuarios y sus socios en cumplimiento de su objeto social, estarán inafectos del pago del Impuesto a la Renta y del Impuesto General a las Ventas (IGV).

Fuente: gestion.pe|Ani Lu Torres