• Jue. Oct 6th, 2022

El uso del clorpirifos en la producción de cacao peruano amenazaría su exportación a EE.UU.

Según el estudio de la Alianza Cacao Perú un 30% de los productores nacionales de cacao todavía recurren al control químico para combatir las plagas y hongos en sus plantaciones y, entre ellos, usan el clorpirifos, un plaguicida que se prohibirá su ingreso a Estados Unidos.

El director de la Alianza Cacao Perú, José Yturríos, afirma que la disposición de Estados Unidos preocupa y se da luego de que la Agencia de Protección Ambiental de ese país (EPA por sus siglas en inglés) prohibió la importación de alimentos con residuos del químico clorpirifos a partir del 28 de febrero próximo. “Estamos hablando del 30% de la producción del país. Perú tiene que cuidar su prestigio como productor de alimentos, porque se ha convertido en un exportador de calidad, no solo vendemos el buen sabor, sino también la inocuidad”, dijo a Gestión.pe.

A la fecha, no se podido contabilizar cuantos productores de cacao de los 90,000 que hay en el país aún usan este tipo de plaguicida. Sin embargo, se han encontrado trazas de clorpirifos en el cacao peruano, pero no es masivo, según Yturrios.

Para tomar acciones sobre este preocupación, la Alianza Cacao Perú pide al Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) y a la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) realizar las medidas respectivas para prohibir el ingreso de este plaguicida al país. “Desgraciadamente en el Perú no está muy claro el procedimiento que se debe seguir para la eliminación de plaguicidas que son dañinos para la salud, por eso buscamos crear conciencia en las autoridades y productores. El problema es serio, porque podríamos perder dos de los mercados más importantes para el cacao peruano: Europa y Estados Unidos”, expresó.

Y es que este plaguicida debe ser importado ya que no es producido en el Perú. Sumado a esto, en diversas casas de insumos para la agricultura ofrecen este producto al ser más barato y efectivo, por lo que muchos productores lo adquieren desconociendo sus efectos negativos.

Efectos que no solo terminan por dañar al producto y al consumidor final como en el cacao, sino que atenta contra la salud de quienes lo utilizan generando complicaciones cognitivas, poco desarrollo neurológico en niños, afectando la salud de los animales y mujeres en estado de gestación.

“También se aplica en otros frutales cultivados en la costa, pero algunos productores argumentan que solo usándolo tres meses antes de la cosecha no se detecta, pero igual se afectan a si mismos. No hay forma segura de usarlo, simplemente se debe prohibir. Lo ideal es que la mayor producción de cacao entre al de tipo orgánico, pero eso se da a poco”, dijo.

Según Yturrios, un envase de este plaguicida podría costar S/ 50 frente a soluciones biológicas que podrían estar en S/ 100.

¿Qué pasaría con el cacao sin exportar?

Yturrios refiere que de encontrarse residuos de este químico en el cacao, este tendría que quedarse en Perú o buscar la manera de venderse en otros mercados como en Asia. Sin embargo, recalcó que al ser un commodity, cabría la posibilidad de que otros países a futuro adopten este tipo de norma sobre la salud pública de sus habitantes.

“En poco tiempo las normas de un país sobre salud pública se generalizan. Los de Asia y el resto del mundo podrían adoptar esto, sobre todo después de la pandemia donde los temas sobre cuidado de la salud son muy sensibles y se está tomando mayor preocupación”, comentó.

El cacao en cifras

El cacao peruano no fue ajeno a los problemas logísticos por el alza de precios en los fletes marítimos ante la crisis que ocasionó la pandemia del COVID-19. Según Yturrios, en algunos casos el precio de un flete llegó a costar US$ 30,000, excesivamente elevado en comparación a los aproximadamente US$ 3,000 que podía costar antes.

Por lo que para el 2021 se estima haberse exportado 110,000 toneladas de las 130,000 producidas en el país. En cuanto a los precios, el cacao ha estado cotizando en el mercado a US$ 2,500 y hasta US$ 2,700 por tonelada.

“Todos esperamos que acabe esta crisis. La demanda venía recuperándose, pero por el tema de la variante ómicron esto se ha frenado un poco. Igual esperamos que todo vuelva a la normalidad con lo cual los precios van a mejorar”, acotó.

Precisiones

  • San Martín concentra casi el 50% del área sembrada de cacao a nivel nacional y el mazorquero es una de las plagas más recurrentes en las parcelas de cacao.
  • En las exportaciones del cacao peruano, la demanda se orienta hacia el de tipo convencional.
  • Otra preocupación adicional es el destino final de los envases vacíos de los plaguicidas, algunos los dejan en el suelo de los campos

Gabriela García Tapia – Fuente: gestión.pe