• Jue. Oct 6th, 2022

Exportaciones argentinas de arándanos en la última campaña alcanzaron las 8.500 toneladas de fruta fresca

Resultado se da en un contexto de varias restricciones locales que le quitan competitividad a la industria.

Refirió Alejandro Pannunzio, presidente de APAMA

Ya ha finalizado la campaña de cosecha y exportación de arándanos 2021/22 en Argentina. “Esta campaña las exportaciones fueron de 8.500 toneladas de fruta fresca. En 2020 habían sido 10.500 toneladas. O sea, que se verifica nuevamente un decrecimiento de volumen en los envíos. En algún momento Argentina supo estar cerca de las 20.000 toneladas”, explica Alejandro Pannunzio, el presidente de la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia (APAMA).

“El gran condicionante son las restricciones internas fruto de las políticas hacia el sector. Por cada dólar que nosotros ingresamos al país, la mitad queda en el Banco Central. También hubo un aumento muy importante del valor de los insumos en dólares. Por otro lado, la inflación fue del 50% y el dólar oficial aumentó el 22%. Sumemos el reintegro de IVA, que se devuelve al cabo de un año y con su valor en pesos, por lo que recuperamos menos del 40% de ese impuesto mientras que en otros países competidores se devuelve entre una semana y 15 días de realizada la exportación. Todos esos números hacen que haber sobrevivido a la campaña sea literalmente un milagro”.

La logística esta campaña ha sido además complicada. “Hubo embarques que no pudimos hacer por falta de espacio en los aviones, debido a que por la pandemia hay menos vuelos. Y en los envíos marítimos hubo retrasos que en algunos casos significaron pérdidas para los productores. Debido al menor flujo comercial de Argentina respecto a otros países hay menos contenedores disponibles para que podamos subirnos a esos barcos. Por eso tenemos que salir por Chile con nuestra fruta. Aunque es más caro”.

“En vez de hacer 400 kilómetros desde Concordia y cargar en el puerto de Buenos Aires, tenemos que ir hasta Santa Fe, luego a Río Cuarto, Mendoza, cruzar la cordillera y llegar a Chile para recién ahí subir a un barco. El envío marítimo, que nos tendría que costar 5 o 6 mil dólares, por toda esa vuelta nos cuesta 14 mil dólares”.

Esa falta de competitividad choca con el buen momento que viven otros países exportadores de la región, como Chile y Perú. “Para dar una idea: Perú exportó 200 millones de kilos, Argentina 8. Hace 7 u 8 años, Argentina exportaba 20 millones y Perú no existía. Chile exporta 140 millones de kilos y, tiempo atrás, Sudáfrica no existía y hoy exporta 30 millones de kilos”, destaca Pannunzio.

No obstante, el sector sigue trabajando por impulsar la actividad y tiene en vista nuevos acuerdos comerciales para la próxima campaña. “El año pasado organizamos una ronda de negocios virtuales en un trabajo conjunto con Cancillería, que fue fantástico. Tuvimos diálogos con compradores de Qatar, Arabia Saudita, Indonesia. Un trabajo que funcionó muy bien y dejó establecidas relaciones comerciales, que esperamos profundizar en los próximos meses”.

 

Fuente: revistainternos.com.ar